Impactos del COVID-19 en la Industria del Entretenimiento

La industria del entretenimiento ha sido una de las industrias clave más afectadas, en el marco del surgimiento del coronavirus. Esto por cuanto ha tenido afectaciones en su modelo tradicional, así como reinvenciones necesarias para mantenerse al día con las nuevas tecnologías. Si bien muchos lo han calificado como un “panorama desolador” para la industria, encontramos que no todo cambio resulta negativo.

Por un lado, se han cerrado lugares turísticos y eventos masivos como lo son conciertos, ferias y asambleas de manera indefinida, igualmente se han clausurado temporalmente salas de cine, restaurantes y, en general, cualquier producción de la industria del entretenimiento, para evitar la propagación del virus, lo que implica pérdidas que la Revista Dinero estimó en una suma cercana de USD$200 millones, sólo en Bogotá para el período comprendido entre marzo a junio, por cuenta de pérdida en boletería, alquiler de espacios, hotelería, turismo y empleos.

Así, los más afectados de la pandemia en cuanto al entretenimiento son los promotores y organizadores de este tipo de eventos, que se enfrentan a cargas económicas como pagos de artistas, gastos de promoción, contratación de lugares y, en general, todo lo relacionado a relaciones públicas. Es el caso, por ejemplo, de los organizadores del Festival Estéreo Picnic, Páramo Presenta, quienes estiman pérdidas cercanas a unos 20.000 millones de pesos, que no se ven cobijados por ningún tipo de póliza de seguro.

Ahora bien, no se trata únicamente de centrarse en los impactos devastadores para la industria, sino de las estrategias que se han presentado a nivel mundial para reinventar la manera en que se maneja la industria desde sus bases tradicionales y para sobrellevar la contingencia de tal manera que se contrarresten las pérdidas causadas. Conciertos virtuales, subastas en línea y espectáculos antes inaccesibles proyectados vía streaming son algunas de las alternativas que han desarrollado los empresarios y organizadores que se rehúsan al declive de la industria.

Por lo anterior, espectáculos importantes como el “Circo del Sol” decidieron emitir sus presentaciones en vivo vía YouTube, establecimientos como Cine Colombia que van a estar cerrados el resto del año han decidido realizar domicilios de sus productos, o incluso proyecciones de películas en parqueaderos para que las personas las vean desde sus carros, Festivales de Cine han organizado retrospectivas virtuales de anteriores versiones de forma gratuita y plataformas se han encargado de organizar importantes conciertos virtuales. En este último punto, encontramos plataformas como Platealive, o las preexistentes Facebook Live e Instagram Live que han permitido cobrar por la entrada en los conciertos vía streaming.

Debido a esta nueva implementación, los instrumentos legales han tenido que acomodarse igualmente a estas nuevas realidades. Tal es el caso de la organización SAYCO, sociedad de gestión colectiva de derechos de autor en Colombia, que emitió recientemente un Manual de Tarifas para Eventos Virtuales Covid-19, para recaudar los derechos patrimoniales de las obras que sean utilizadas en este tipo de eventos y plataformas.

No se puede desconocer el impacto negativo al que se han visto enfrentado los artistas que figuran y trabajan como independientes, que dependen exclusivamente de sus ingresos por presentaciones en vivo. A pesar de esta situación, la realidad es que los artistas han aprovechado la etapa de confinamiento como una oportunidad para crear, teniendo en cuenta las cifras presentadas por la Dirección Nacional de Derecho de Autor, que arrojan que los registros de música se incrementaron durante el aislamiento significativamente, sobre todo en cuanto a los fonogramas que representaron un crecimiento de 88,3% respecto al mismo período del año anterior.

Por todo esto, distintos empresarios y organizaciones se han unido para entregar recursos de apoyo a los más afectados por la industria. Tal es el caso de Sony Corporation, quien anunció el establecimiento del Fondo Global de Sony para Covid-19, que destinará recursos para apoyar a las personas a nivel mundial que han sido afectadas por el virus, entre ellas los miembros de la comunidad creativa en la industria del entretenimiento.

En conclusión, a pesar de los efectos devastadores iniciales traídos para la industria a raíz del surgimiento del COVID-19, empiezan a surgir nuevas necesidades y, por lo tanto, regulaciones dentro del mercado que lo rinden un área inexplorada en la que aún aquellos pertenecientes a esta industria podrían encontrar un campo de acción.

Elaborado por: Sofía Calero.

Cualquier inquietud no dude en contactarnos.

 

×