Las nuevas políticas de privacidad de WhatsApp y los inconvenientes a la hora de tratar su información

Recientemente los usuarios de la aplicación WhatsApp recibieron un mensaje en el que se les informó sobre los nuevos cambios en la última actualización de WhatsApp, estos cambios se relacionan con los términos y condiciones y su política de privacidad, los cuales deben ser aceptados si se quiere seguir utilizando la aplicación. En ese sentido, en el presente escrito desde Abello Abogados le informamos cuáles son los cambios en WhatsApp para 2021 y la importancia de conocer las implicaciones de aceptar dichas políticas.

En la política de privacidad de WhatsApp se explican las prácticas que se llevan a cabo con los datos que recolectan de los usuarios que utilizan la aplicación. Bajo esa misma línea, se establece cuál es la información que recopilan sobre los usuarios y qué implicaciones tiene para los mismos.

Así las cosas, en primer lugar se explicará cuál es la información que recopilan,  en segundo lugar, cómo utilizan esa información y finalmente cuál es la relación entre la información recolectada y el uso en conjunto con la plataforma Facebook.

Información que recopila WhatsApp

En esta sección se explicará cuál es la información que los usuarios entregan voluntariamente a WhatsApp y  cuál será la información que una vez aprobados los términos de servicios, la aplicación recopilará automáticamente.

Información que proporcionan los usuarios

    • Información de la cuenta. Al crear una cuenta de WhatsApp se debe proporcionar el número de teléfono móvil junto con cierta información, como por ejemplo, el nombre del perfil. Adicionalmente, se agrega la foto de perfil y una breve descripción sobre el usuario, en el caso en que así lo desee.
    • Los mensajes. WhatsApp no guarda directamente los mensajes que envía el usuario en sus servidores, sino que lo que hace es que se almacenan directamente en su dispositivo móvil. Únicamente WhatsApp almacena los mensajes en las siguientes circunstancias:
      • Mensajes no entregados. Por ejemplo, cuando el destinatario no tiene conexión a Internet, WhatsApp conserva el mensaje mientras se logra entregar. Una vez entregado, lo eliminan. Si en un término de treinta días, no lo logran entregar, lo eliminan.
      • Reenvío de archivos multimedia. Si un usuario reenvía archivos multimedia en un mensaje, lo almacenan temporalmente en sus servidores.
    • Las conexiones a la aplicación. Se utiliza la función de carga de contactos, para proporcionar los números de teléfono que figuran en la libreta de contactos de forma habitual.
    • Datos de pago y transacciones. En el caso en que se utilice los servicios de pago de la aplicación, o utilice los servicios para compras u otras transacciones financieras, WhatsApp tratará información adicional del usuario. Es decir, la aplicación almacenará, por ejemplo, el método de pago, los detalles de envío, y el importe de la transacción.

Información recopilada automáticamente

    • Información sobre uso y registros. La aplicación recopila información sobre la actividad del usuario en la prestación de sus servicios, es decir, se recopila información acerca de cómo usa los servicios el usuario, qué ajustes elige, cómo el usuario interactúa con otros usuarios por medio de WhatsApp, con qué tiempo lo hace, y cuál es la frecuencia en que utiliza los servicios de la aplicación. También incluye información sobre el momento en el que se registra el usuario, es decir, las opciones que se utiliza, la mensajería, las llamadas, los estados, los grupos, las opciones de empresa, la foto de perfil, la información sobre el usuario, y si el usuario está en línea o no.
    • Información sobre el dispositivo y la conexión. WhatsApp recopila información acerca del modelo del hardware, el sistema operativo, el nivel de carga de la batería, la potencia de la señal, la versión de la aplicación, el navegador, la red móvil, la conexión, el idioma, la zona horaria, la dirección IP, y los datos sobre las operaciones de dispositivos.
    • Información de ubicación. WhatsApp recopila y usa la información de ubicación precisa del dispositivo móvil cuando el usuario así lo permite.

¿Cómo WhatsApp utiliza nuestra información?

    • Los servicios de la aplicación. WhatsApp utiliza la información para operar y proporcionar sus servicios. Es decir, para brindar soporte técnico, completar compras o transacciones, mejorar, corregir, y personalizar sus servicios, así como para conectarlos con los productos de las empresas de Facebook que el usuario utilice.
    • Protección, seguridad e integridad. Usan la información para verificar cuentas y actividades, combatir conductas dañinas, proteger a los usuarios de las malas experiencias y el spam
    • Comunicaciones acerca de los servicios de la aplicación y la empresa de Facebook. WhatsApp utiliza la información para comunicarse con el usuario e informarlo acerca de sus servicios. Incluso, lo hace para proporcionar marketing relativos a productos de Facebook.

Uso conjunto con la plataforma Facebook

 En este caso WhatsApp recibe información de otras empresas de Facebook, así como también comparte información con ellas. Lo anterior, lo hace para operar, proporcionar, mejorar, entender, personalizar, respaldar y promocionar los servicios de sus empresas. Es decir, lo que pretende la aplicación es generar una integración que permita conectar sus experiencias de WhatsApp con la cuenta de los usuarios de Facebook.

Una vez explicada la política de privacidad, encontramos como novedad y principal preocupación que WhatsApp obligará a sus usuarios, en caso de que así lo acepten, a compartir sus datos con Facebook. Así las cosas, Facebook pretende crear perfiles más completos de todos sus usuarios, unificando la información que el usuario le entrega a través de sus aplicaciones. Lo anterior, permitirá que tanto Facebook como WhatsApp identifiquen los gustos comerciales de los usuarios, y en ese sentido, a través de Facebook les envíen publicaciones relacionada con ello.

Finalmente, vale la pena aclarar que los mensajes que los usuarios envían y reciben cuentan con un cifrado de extremo a extremo, es decir, que la compañía no accede a ellos, ni los mantiene almacenados en sus servidores.

 

×