¿Qué pueden esperar los productores y consumidores respecto de la nueva ley sobre el etiquetado en la comida “chatarra”?

Luego de 2 años, el proyecto de ley de etiquetado frontal (comida chatarra) va a entrar en vigencia ya que el pasado jueves 5 de agosto el Presidente Iván Duque la sancionó, por lo que la ley ya es una realidad. Este proyecto pretende concientizar a los consumidores sobre alimentarse sanamente y diferenciar entre un alimento y un comestible a través de etiquetas en la cara frontal del producto. Estas estarán presentes en aquellos productos que cuenten con un nivel de procesamiento que supere los umbrales establecidos por el Ministerio de Salud. Aquellos productos que cuentan con un amplio nivel de procesamiento previo son considerados comestibles, los cuales también pueden ser bebidas, tendrán el etiquetado para prevenir al consumidor, este etiquetado estará presentado en forma fácil de distinguir en la parte delantera.

Este proyecto de Ley 347 de 2020 senado aspira obligar a los fabricantes de alimentos a que coloquen una etiqueta frontal con un alto grado de impacto preventivo, el cual deberá ser claro, legible y de fácil entendimiento para los consumidores, en los productos que excedan lo regulado por el Ministerio de Salud y el Invima.

Efectos de la ley

Gracias a esta ley, los consumidores ahora podrán tener más claro que están consumiendo y que están introduciendo en sus sistemas, por lo que es completamente beneficiosa para el consumidor.

Por otro lado, garantizará acceso a información clara y veraz sobre los componentes químicos de los alimentos, lo cual fomentará a los productores para crear productos más saludables y a los consumidores a tener más cuidado con lo que compran. El proceso de implementación de esta nueva ley tomará su tiempo debido a que se deberán cambiar los diseños de los productos para darle cabida al etiquetado y los nuevos requisitos que serán impuestos por el Ministerio de Salud, que aplicará para todos los alimentos (comestibles y bebidas) que se comercialicen en Colombia. En otros países de Latinoamérica como México, Chile, Uruguay  y Perú, ya se está usando el etiquetado en la parte frontal del producto, este etiquetado es idéntico en todos los países mencionados ya que su forma es octagonal.

Adicionalmente al etiquetado de precaución y cuidado a los alimentos ultraprocesados, encontramos la figura de “el sello positivo”, el cual nace de la resolución 810 de 2021, dicho sello consiste en fomentar aquellos productos que son saludables y que cuenten con características naturales deseables y así, hacerle saber al consumidor no solo que productos son perjudiciales, sino también, hacerles saber cuales son saludables.

Ahora bien, por parte de los productores, proveedores y empresas, esta nueva disposición significa un cambio de reglas total ya que deberán cambiar diseños de productos y sin duda alguna reformular los ingredientes y procesos de los productos que comercializan esto para evitar que disminuyan sus ventas. Esta etiqueta puede ser considerada como una marca, la cual no le brindará efectos positivos para quienes la lleven ya que las pretensiones del Senado y del Ministerio de Salud con esta ley es que se tenga más cuidado a la hora de comercializar productos, comprarlos y consumirlos toda vez que los consumibles ultraprocesados causan enfermedades no transmisibles. Lo anterior obligará a quien fabrica/comercializa el producto a implementar en la parte frontal del producto un sello informativo y de advertencia visible y legible para el consumidor siempre y cuando el producto en cuestión cuente con altos niveles de sodio, azúcares añadidos y grasa saturada.

Retos de la Ley

Si bien, esta Ley pretende beneficiar a los consumidores y al mercado, su implementación contará con ciertos retos que generan preocupación debido a que podrán desbalancear y afectar al mercado.

Una de las mas grandes preocupaciones que se han generado con toda esta “revolución” ha sido que para un producto el tener un etiquetado generará una reacción y una imagen desfavorable por parte de los consumidores y esto llevará a que no puedan competir libremente y quienes cumplan con la ley y con el etiquetado se vean perjudicados por aquellos que no cumplen con la ley o no deben implementar el etiquetado en sus productos. En el caso de Chile, la ley del etiquetado en la comida chatarra se implementó en el año 2016 y en el año 2019, el Ministerio de Salud de Chile compartió los siguientes datos: disminución del 25% en bebidas azucaradas, decrecimiento del 17% en la venta de postres envasados y un 14% menos venta de cereales para el desayuno. Esto demuestra que el etiquetado si genera una imagen negativa del producto y que sin duda alguna será un fuerte golpe económico para los productores tener que etiquetar sus productos. Todo esto generara una ventaja competitiva para los productos que no deban cumplir con el etiquetado ya que se relacionará con que esos productos son mejores, mas sanos y convenientes que aquellos que si deban estar etiquetados.

El mayor reto que tendrá la ley es evitar que se desinforme al consumidor o se entorpezca la comercialización de los productos que deban contener estos productos. Es necesario recordar que ningún producto que sea directamente perjudicial para la salud podría ser comercializado, por ende el hecho de que tengan el etiquetado es solo para generar consciencia pero no para generarle una desventaja competitiva a los productos ultraprocesados.

Ahora bien, esta ley también implica retos para el Ministerio de Salud, ya que este deberá fijar los umbrales sobre el exceso de sodio, grasa y azúcar en los alimentos procesados. Al fijar  estos precios, tendrá que ser muy cauteloso con esto ya que de su buena labor dependerá el mercado y el hecho de informar o en su defecto desinformar a los consumidores.

Sin duda alguna es una iniciativa muy novedosa para nuestro país la cual generará muchas repercusiones en el mercado y que si se genera la consciencia que se busca, evitará enfermedades no transmisibles relacionadas con los hábitos alimenticios, al ya haber sido sancionada por el gobierno, se implementará la regulación lo antes posible, pero no sin antes que la autoridad sanitaria defina los parámetros técnicos para que entre en funcionamiento el etiquetado.

×

Powered by WhatsApp Chat

×